Nacionales | Politicas 08/04/2021  13:51 hs.

2 de abril: una fecha para repensar y resignificar Malvinas

 

Por Juan Manuel Severo Frers - Lic. en Relaciones Internacionales y Ciencia Política

Como sabemos, el 2 de abril no es un día más para el pueblo argentino. Desde el año 2000, por ley, conmemoramos el “Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas”.


Así, para esta fecha, los argentinos recordamos y homenajeamos a quienes participaron de ese conflicto y dejaron su vida por esas tierras, convirtiéndose en verdaderos héroes de nuestra patria.

Pero también, cada 2 de abril debería ser tomado como una oportunidad para repensar y revalorizar la causa “Malvinas”. Y este ejercicio, a mi entender, nos obliga a comprometernos con dos tareas fundamentales.

La primera de ellas consiste en generar conciencia acerca de la importancia de Malvinas: por qué razón constituye un asunto de interés nacional y un objetivo permanente e irrenunciable según nuestra Constitución. Esto es aún más necesario en un momento en el que la región del Atlántico Sur está siendo revalorizada por las principales potencias.

Sólo así – dando esa discusión internamente - generaremos un consenso en torno a la “causa”, y reduciremos la influencia de aquellas voces que se esmeran por difundir la idea de que las Islas Malvinas son un déficit, y que por lo tanto, debemos olvidarlas. 

Al respecto, no podemos dejar de señalar el avance que en esta materia ha supuesto la creación del “Consejo Nacional de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y los Espacios Marítimos e Insulares”, en orden de tener a Malvinas como una verdadera política de Estado.

La segunda tarea consiste en detenernos por un momento para hacer un balance de los que hemos logrado hasta la fecha y para analizar cómo podemos continuar, dado el contexto internacional que se nos presenta.

En consecuencia, si hacemos un repaso por los últimos avances en relación a la causa Malvinas, valdría la pena destacar: el aumento y la diversificación de los apoyos externos a favor de la posición argentina; la creación del mencionado Consejo; la demarcación del límite exterior de la plataforma continental y la  reforma al Régimen Federal de Pesca, que aumenta las multas para quienes pescan ilegalmente en el Mar Argentino.

También merecen mencionarse los tres proyectos de ley que recientemente Alberto Fernández anunció que enviará al Congreso para beneficiar a los excombatientes: el establecimiento del “Régimen Previsional de Excepción, Especial y Optativo para el Otorgamiento de Beneficios Jubilatorios”; la revalorización e institucionalización del “Programa Nacional de Atención al Veterano de Guerra”; y el establecimiento de un beneficio de eximición del pago de peajes en rutas y autopistas nacionales para ex soldados conscriptos y civiles.

Ahora bien, si miramos hacia adelante, el cambiante e inestable escenario internacional nos abre oportunidades que no pueden dejar de ser aprovechadas por nuestro país.

Una de ellas surge a partir del pronunciamiento de la Corte Internacional de Justicia y el Tribunal Internacional del Derecho del Mar a favor de la República de Mauricio en su disputa con el Reino Unido. Dada su similitud con el caso argentino, ambas decisiones constituyen un importante antecedente para nuestra causa.

Otra ha sido producto del Brexit, tras la decisión de la Unión Europea de dejar de considerar a Malvinas como territorio británico de ultramar, lo que impacta negativamente en el comercio de los isleños con el viejo continente y representa un reconocimiento implícito por parte de éste último de que existe una disputa sin resolver entre Argentina y el Reino Unido por esas tierras.

Finalmente, el actual debilitamiento del Reino Unido, nos ofrece una oportunidad única para comenzar a barajar nuevas estrategias, que si se complementan a las tradicionales, podrían traer avances considerables en nuestra causa.

Así, podría apostarse a la búsqueda de apoyo de organizaciones políticas y sociales que actúan al interior del Reino Unido, convenciéndolas acerca de la importancia del diálogo y acerca del costo que supone la continuidad de la presencia militar británica en las Islas, con el objetivo de que incidan para un cambio en el posicionamiento actual del gobierno británico.

Con este propósito, podrían abrirse canales de diálogo con los sindicatos británicos; los ambientalistas (con quienes se podría compartir la preocupación por la depredación sistemática de los recursos ictícolas); los pacifistas (a quienes se les podría advertir de la creciente militarización y nuclearización del Atlántico Sur), o bien, los partidos políticos de los restantes países que conforman el Reino Unido (Gales, Irlanda del Norte y Escocia), donde existen disconformidades con las decisiones del gobierno central y tendencias separatistas.

En suma, cada 2 de abril debería ser una fecha para recordar y homenajear a nuestros héroes, pero también para reflexionar y pensar nuevas formas de aproximarnos a nuestro objetivo principal: la recuperación del ejercicio pleno de la soberanía sobre las Islas Malvinas.








Institucional

Conocé nuestra empresa en toda su extensión.

Ingresar

FM CONTACTO
Profesionales

Accedé a la Guía de Profesionales de San Francisco.

Ingresar