Locales | Sociales 11/10/2018  10:34 hs.

El manual circular y el eterno retorno

 

Prof. Lic. Mariano Oscar Acosta

Faltos de ideas para resolver más de 90 años de un Estado gastando más de lo que recauda y más de 80 años de ciclos de inflación de derecha, de centro y de izquierda, cada vez que se debe “emprolijar” las cuentas quienes nos gobiernan acuden al mismo manual: recortar en educación, salud, ciencia y tecnología. Haberlas reducido a la categoría de lo que podemos “prescindir”, no es sólo mérito de las clases dirigentes; leer, escuchar y ver que muchos ciudadanos de a pie justifican sin más estas medidas nos pone en un escenario de eterno retorno.


Los primeros que escribieron sobre el eterno retorno fueron los griegos. Se planteaban la idea de la repetición del mundo en donde éste se extinguía para volver a crearse. Una especie de volver al principio para que los mismos actos ocurrieran una y otra vez. Una versión circular del tiempo donde hay un principio y un fin que vuelven a generar un nuevo principio.

Habran notado que escribí circular y no cíclica. Esto implica que no se trata de ciclos que nos presentan nuevas posibilidades, sino que lo que ocurre, ocurre una y otra vez en el mismo orden, sin posibilidad de variación. Es una repetición infinita e incansable.  Ese parece ser nuestro destino de país.

En 1918 ya se acumulaban seis años de déficit fiscal. 100 años después llevamos más de 90 con el mismo mal. Las respuestas en esos 90 años, circulares. Los resultados, circulares: devaluación desmesurada, tasas de interés por la nubes, inflación y el pago de los intereses de la deuda llevándose gran parte de los recursos [advierten varios economistas que se han convertido en el segundo gasto global mas importante].

El Hospital Posadas es un centro médico de vanguardia en cirugía de Parkinson, cirugía bariátrica [tratamientos para la obesidad] y cirugía vascular infantil. No sólo es referencia en cirujías de alta complejidad, también es centro obligado de atención primaria para el conubarno bonaerense. Por año se atienden más de tres mil partos, unas 650 mil consultas y cerca de 13 mil operaciones. Es, además, un “hospital escuela” donde se forman nuevos profesionales y cubre un área de 6 millones de personas. 

Días pasados se anunció el despido de seis cirujanos cardiovasculares, una pediadra especializada en gastroenterología, dos anatomopatólogos, el único médico especializado en la lectura de estudios de mieloma múltiple, cesantearon al jefe de obstetricia con 40 años de serivico y al que habían homenajeado días antes, cerró la Tecnicatura en Farmacia, disminuyó la producción de medicamentos genéricos… Sin ideas, más que las del manual circular, hace que los recortes simpre pasen por los mismos sectores.

El colmo del cinismo es justificar este monumental despropósito en “los bolsos voladores de López”.  López, sus cómplices “arrepentidos” y sus jefes políticos deben rendir cuentas a la justicia, pagar por el daño causado y restituir lo robado. Pero quienes gobiernan, ya hacia el final del mandato, no se pueden escudar de manera eterna en lo “heredado”. Tres años de gobierno fueron más que suficientes como para sólo ir a los tumbos de la mano de un manual circular.

En el Pabellón Argentina de la Universidad Nacional de Córdoba, funciona – entre otros - la cátedra de Bioquímica y Biología Molecular de la Facultad de Ciencias Médicas. En ese lugar, trabajan investigando y enseñando unas 40 personas. En ese lugar hay un bioterio, un recinto donde se albergan y crían animales de laboratorio con fines de investigación, además de líneas de células y bacterias que requieren cuidado.

El Pabellón Argentina está “tomado” por alumnos desde hace más de 30 días. Dicen que ahí “aprenden” sobre compromiso político, decidir en asambleas y sobre estrategias para visibilizar las protestas. Aún cuando las razones que los impulsan sean legítimas, carentes de ideas y liderazgos recurren al manual circular: impiden que se realicen las investigaciones, se pierden muestras valiosas, ponen en riesgo equipos y reactivos costosos. El método para conseguir un mayor presupuesto para ciencia y la tenología paradojalmente contribuye a deteriorar aún más la producción científica.

Frente a este desmadre podríamos preguntarnos muchas cosas. Por ejemplo, sobre la actitud de los adultos responsables de estos alumnos y por la falta de determinación del Rector de la Universidad para solucionar la ocupación de nada más y nada menos que de la sede de su despacho. Otra vez el manual circular que les hace priorizar a los adultos las necesidades personales y de proyeccción política por sobre lo que se debe hacer.  Y lo que se debe hacer va más allá de recuperar ese espacio público ocupado por unos pocos. Pasa por asumir conductas de acompañamiento de los jóvenes que les permitan canalizar adecuadamente sus demandas e intereses. Huérfanos de referentes, van a beber a cualquier río.

Corina de Bonis es maestra en Moreno, fue secuestrada y torturada: con un punzón le escribieron en la panza: “Ollas no”. Dice Alejandro Mareco en su columna de La Voz “Fue castigada por participar en un gesto de elemental contención para alumnos de escuelas que están sin clases y sin módulos alimentarios: ollas populares. Su transgresión es formar parte, a través de la solidaridad comunitaria, de la puesta en evidencia de lo desesperado de la situación social en la que desbarrancan los sectores más vulnerables”. La respuesta de los agresores, también tomada del manual circular: inmovilizar por medio del miedo.

Algunas reacciones ante este hecho aberrante de algunos “ciudadanos de a pie”, también son del manual circular: difamar, buscar en el pasado para encontrar cómo justificar elecciones que como votantes no se hacen cargo; descargar en los otros sus propias frutaciones: porque es “zurdo”, porque es “facho”, porque….

Maestras, maestros, médicos y médicas – dice Mareco – “no tienen muchas chances de asomarse a la realidad a la distancia. A través de los ojos de los niños (y sus pacientes) es la misma realidad la que los mira”. Ojalá podamos construir una ciudadanía con más contacto con la realidad, sin manuales circulares y menos militancia de pantallas. ¡Hasta la próxima!







Enviar Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores.



Comentarios