Locales | Policiales 13/03/2018  12:01 hs.

Josefina: ¿Hubo algún alerta previo? Seis allanamientos simultáneos dieron resultado negativo

 

Más de 50 policías fueron movilizados en la madrugada de ayer para realizar seis allanamientos simultáneos a distintos domicilios del barrio Acapulco, en la localidad de Josefina, con el fin de encontrar armas, algunas de las que se utilizan en los frecuentes enfrentamientos que se registran en esa barriada de 24 manzanas, perteneciente al distrito Josefina, pero que forma parte de la aglomeración urbana de San Francisco y Frontera.


Se tomaron todas las precauciones necesarias para evitar "filtraciones", incluida la retención de los teléfonos celulares de los policías que participarían de los procedimientos. Sin embargo, el resultado fue decepcionante: nada. "Ni una cebita encontraron", graficó una alta fuente cercana a la investigación.

Los allanamientos fueron concretados por orden del fiscal Carlos Vottero, que investiga los hechos ocurridos en la noche del pasado lunes 26 de febrero, cuando tras una feroz balacera fueron heridas de arma de fuego cinco personas, dos de ellas de gravedad. Esa noche, el enfrentamiento fue digno de una película: los investigadores aseguran que se efectuaron más de 100 disparos y que la batahola involucró a más de 30 personas, entre mayores y menores. Sin embargo, en la treintena de declaraciones testimoniales tomadas a los vecinos del lugar, no se pudo obtener ninguna información clara sobre lo sucedido. Por supuesto los investigadores tienen sospechas sobre quienes fueron los promotores de la balacera e incluso armaron un esquema que reconstruye parcialmente los hechos, pero las evidencias recogidas no alcanzaron como para darle forma a un caso que permitiera llevar ante los estrados de la justicia a los responsables del episodio.

Frente a esa realidad, se realizó un trabajo de inteligencia con el fin de señalar a algunos personajes claves en la lucha entre bandas que se disputan ese territorio. Se hizo lo que en la jerga policial y judicial se denomina "fijar domicilios", es decir, establecer –en base a la identificación de los sospechosos- los lugares donde residen y en los que probablemente guardan las armas que utilizan.

La investigación permitió concentrar la atención en seis domicilios. Pasada la medianoche, se armó una estrategia, con la participación exclusiva de la Policía de Investigaciones de Rafaela, sin injerencia directa de la Regional V, a efectos de allanar esas viviendas. Se dispuso la presencia de 4 agentes de la PDI y de 5 efectivos de las TOE por cada uno de los domicilios fijados, quedando estos últimos a cargo de la irrupción en las casas. Esto es, de la destrucción de las puertas de acceso para permitir la entrada de los policías. En total, 55 policías, contando al jefe del operativo.

Al momento de concentrar a los policías para darles las órdenes correspondientes, se les retuvieron los celulares de uso personal, para evitar cualquier tipo de filtración. Luego de los acontecimientos del viernes pasado, en donde dos policías fueron heridos en un confuso episodio registrado en el cruce de las rutas 19 y 13, en Clucellas, crecieron las sospechas de que puede haber policías involucrados en "transas" con los narcotraficantes que operan del lado santafesino del límite interprovincial con Córdoba.

Como informara CASTELLANOS, ambos policías heridos no solo están en terapia intensiva, sino que además están custodiados por Gendarmería Nacional, ya que se hallan en condición de detenidos como consecuencia de la investigación –que pasó a manos de la justicia federal por tratarse de una presunta infracción a la ley de estupefacientes- abierta por ese incidente. Los sospechosos del ataque son dos sujetos oriundos de la zona de Frontera-Josefina, y no por casualidad la camioneta robada a los policías tras el incidente apareció quemada en un descampado de barrio Acapulco.

Finalmente, todo el despliegue montado para los allanamientos –que se hicieron por cuerda separada de otra media docena de procedimientos ordenados por la justicia federal y de los que tomó parte Gendarmería, en la tarde del domingo- fue en vano. "No encontraron ni una cebita", indicaron las fuentes. Todo limpio. Raro, dado que la inteligencia previa dejaba pocas dudas sobre la participación de los moradores en las disputas y en los frecuentes tiroteos que alteran la paz de ese barrio. Aunque la orden era para buscar armas, no se descartaba –en las investigaciones previas- que en los domicilios hubiera también drogas, dado que la mayoría de los enfrentamientos que se registran en el barrio son por cuestiones vinculadas al narcotráfico y la disputa de territorios, que ahora se focaliza en el barrio Acapulco.

Fuente: Diario Castellanos







Enviar Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores.



Comentarios (0)




Encuesta
¿Estás de acuerdo con la despenalización del aborto?
Si
No

Resultados