Internacionales | Turismo 07/04/2018  11:31 hs.

La réplica de París en China se convirtió en una ciudad fantasma

 

En el continente asiático se alza una copia de la capital francesa. Sin embargo, lo que pretendía ser un megaproyecto para atraer residentes de ciudades congestionadas y turistas de todo el mundo se transformó en un fracaso


La réplica de ciertos monumentos es algo que se suele ver frecuentemente en varios países. La Estatua de la Libertad, la Torre Eiffel, e incluso el Coliseo romano son algunos de los íconos arquitectónicos con copias que se reparten en varios rincones del globo. Sin embargo, China apostó a una réplica a gran escala y decidió crear su propia París. 

Tianducheng es una replica de París. Sin embargo, hoy es una ciudad fantasma
Tianducheng es una replica de París. Sin embargo, hoy es una ciudad fantasma

Los amantes de la capital francesa pueden encontrar su encanto lejos de Europa. En la ciudad de Tianducheng, en los suburbios de Hangzhou en la Provincia de Zhejiang, China, se alza una mini réplica de la ciudad de las luces.

La ciudad esperaba más de 10.000 habitantes. Sin embargo, hoy apenas llega a los 1.000
La ciudad esperaba más de 10.000 habitantes. Sin embargo, hoy apenas llega a los 1.000
 

Cuando construyeron esta copia, predecían que llegaran turistas de todo el mundo, y pretendían alcanzar los 10 mil habitantes. Sin embargo, hoy parece una ciudad post-apocalíptica que alcanza apenas los 1.000 residentes.

Su construcción comenzó en 2007, como parte de lo que sería el megaproyecto "Nueve pueblos, una ciudad", un plan urbanista que planeaba construir nueve pequeñas ciudades alrededor de otras más grandes para descongestionarlas y aliviar la aglomeración que sufren su más de 1300 millones de habitantes

Con negocios cerrados, bulevares y plazas desiertas, lejos está hoy del encanto parisino
Con negocios cerrados, bulevares y plazas desiertas, lejos está hoy del encanto parisino

La ciudad, a pesar de hoy estar desolada, presenta arquitectura del estilo parisino: grandes fuentes, fachadas elegantes, bulevares e incluso los icónicos cafés que dan a la calle.

La atracción principal es, por supuesto, una Torre Eiffel propia, que mide 107 metros. Hoy se erige en el centro de un jardín descuidado con pasto crecido. Olvidado.

Pasaron diez años desde que se levanto la ciudad y todo indica que fue un fracaso, ya que es una ciudad apocalíptica.
Pasaron diez años desde que se levanto la ciudad y todo indica que fue un fracaso, ya que es una ciudad apocalíptica.

Diez años después de su construcción, se podría decir que el proyecto fue un total fracaso. El turismo es prácticamente inexistente y hoy es prácticamente una ciudad fantasma. Negocios vacíos o cerrados, calles desoladas y pocas personas que las transitan son parte del escenario.

Hoy, la pseudo Torre Eiffel se erige como la guardiana de un sueño que no fue, una ciudad vacía que lejos está del encanto parisino que se había propuesto replicar.

INFOBAE







Enviar Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores.



Comentarios