Internacionales | Politicas 07/01/2021  12:57 hs.

Lo que el 2020 dejó: los desafíos del 2021

 

Por Juan Manuel Severo Frers - Lic. en Relaciones Internacionales y Ciencia Política

Si de algo estamos seguros, es que por ningún motivo vamos a extrañar el 2020. Definitivamente, ha sido un año para el olvido. Es por esa razón que se  espera que el 2021 sea un mejor año del que pasó y podamos rápidamente volver a una “normalidad” mejor de la que teníamos.


Sin embargo, la llegada de un nuevo año no necesariamente significa un nuevo comienzo. Así, es evidente que muchos de los retos y desafíos del 2020, continuarán y se profundizarán durante el 2021. Veamos cuáles son los principales desafíos que deberíamos tener en cuenta.

La pandemia de Covid-19

No cabe la menor duda que la mayor herencia del año pasado ha sido la pandemia del Covid-19. Habiendo aparecido por primera vez en China a fines de 2019, hoy estamos muy lejos de poder decir que esta pesadilla ha terminado, habiéndose ya propagado por todo el mundo, y habiendo dejando un saldo de más de 85,9 millones de infectados y más de 1,5 millones de muertos.

Desde su surgimiento, nada ha sido lo mismo: alteró considerablemente nuestra rutina y forma de vida; puso a prueba la capacidad de respuesta y resistencia de nuestros sistemas sanitarios y económicos; y profundizó las desigualdades económicas y sociales preexistentes.

Es por eso que el desarrollo y distribución de la vacuna en tiempo récord es una noticia alentadora de cara al futuro, aunque la aparición de nuevas cepas de coronavirus y olas de contagio nos obligan a ser prudentes en cuanto a su persistencia y complejidad.

La rivalidad sino-estadounidense

Cada vez es más evidente que la creciente competencia y rivalidad entre Estados Unidos y China, es estructural y vino para quedarse. Por lo que no existen dudas de que éste será uno de los principales desafíos de la comunidad internacional durante el 2021.

En rigor, estamos frente a lo que se suele denominar como una etapa de “transición inter-sistémica”, en la cual estas dos potencias, a través de un proceso de polarización, están sentando las bases de una nueva estructura de poder. 

Hasta el momento, esta conflictividad se ha materializado a través de lo que se ha dado a llamar como guerra “comercial”, “tecnológica” y “financiera/productiva”. Pero no deberíamos descartar una escalada en términos militares, donde el Mar del Sur de China parece estar convirtiéndose en un potencial escenario de conflicto.

El resurgimiento del nacionalismo, el proteccionismo y la xenofobia

Otros de los fenómenos que se profundizaron y consolidaron durante el 2020 - y con seguridad continuarán en este 2021 - son el nacionalismo, el proteccionismo y la xenofobia.

Como consecuencia de una globalización desigual (en la que unos ganan y otros pierden) y acentuados por la pandemia, estos fenómenos y/o corrientes de pensamiento fueron ganando cada vez más lugar entre los sectores más perjudicados del proceso globalizador. 

De esta manera, muchos individuos volvieron a refugiarse en estas ideas como una respuesta y/o reacción a las adversidades propias de la globalización.

El problema es que gran parte de ese descontento popular ha sido canalizado y potenciado por movimientos ultranacionalistas y de extrema derecha, cuyas ideas atentan contra un mundo más democrático, justo e igualitario.

Otros desafíos globales

También existen otros desafíos de naturaleza global, cuyo avance y  expansión durante el 2020, no deberían ser soslayados de cara al futuro. Nos estamos refiriendo a fenómenos como el cambio climático y el terrorismo, aunque tampoco podemos descartar la aparición de nuevas pandemias.

En lo que respecta al cambio climático, esta es una problemática que no puede seguir esperando. Son cada vez más recurrentes las noticias sobre el derretimiento de los glaciares y su enorme impacto sobre los diversos ecosistemas.

Lo mismo puede decirse del terrorismo internacional. Es imprescindible continuar trabajando en soluciones conjuntas cuya base sea la cooperación en materia de información e inteligencia.

Por último, la detección de una nueva cepa de coronavirus en el Reino Unido y el desarrollo de estudios que indican la probabilidad de nuevas pandemias en el futuro, son una prueba de que debemos tomar más en serio este tipo de amenazas y estar mejor preparados llegado el caso.

En síntesis, hemos presentado algunos de los principales desafíos que los líderes mundiales deberán atender y enfrentarse durante el 2021, y probablemente, durante los próximos años.
Sin embargo, debemos dejar en claro que esta lista está lejos de ser exhaustiva, y seguramente, otros desafíos – viejos y nuevos – surgirán y condicionarán la agenda internacional. Lo importante es que, más allá de eso, quienes lideran este mundo tomen conciencia de que los “problemas globales” ameritan “soluciones globales”. De lo contrario, volveremos a repetir los errores del pasado.








Institucional

Conocé nuestra empresa en toda su extensión.

Ingresar

FM CONTACTO
Profesionales

Accedé a la Guía de Profesionales de San Francisco.

Ingresar