Internacionales | Politicas 02/01/2021  10:47 hs.

Malvinas: la última conquista diplomática del año

 

Por Juan Manuel Severo Frers - Lic. en Relaciones Internacionales y Ciencia Política

En vísperas de Navidad, después de unas largas y arduas negociaciones, finalmente el Reino Unido y la Unión Europea alcanzaron un acuerdo sobre cómo será su relación comercial post Brexit, es decir, a partir del 1° de enero de 2021.


Y aunque parecía ser un asunto de ningún interés particular para nuestro país, lo cierto es que no hay nada más lejos de la realidad. Y esto es así porque en dichas negociaciones estaba en juego el futuro comercial de las posesiones británicas de ultramar, como es el caso de las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur, territorios sobre los cuales existe una disputa territorial entre Argentina y el Reino Unido.

Así, como si se tratase de un regalo de Navidad, Argentina recibió la grata noticia de que la Unión Europea había excluido a dichas Islas del acuerdo alcanzado con el Reino Unido.

¿Qué significa esto? En primer lugar, que en lo que respecta al intercambio comercial con el bloque comunitario, el archipiélago perderá los beneficios impositivos, comerciales y aduaneros de los que goza hasta el momento. Es decir, de ahora en más, sus exportaciones pesqueras al mercado europeo – que representan casi el 40% de su PBI y el 60% de sus ingresos - dejaran de contar con el beneficio de un arancel cero para empezar a pagar aranceles entre el 6% y el 18%.

De este modo, su economía se verá seriamente afectada, quedando en una situación de vulnerabilidad y condicionalidad de la que nuestro país podría sacar alguna ventaja.

Y en segundo lugar, políticamente, no deja de ser un reconocimiento implícito por parte de la UE de que existe una disputa territorial entre Argentina y el Reino Unido por dicho archipiélago, que debe ser resuelta de acuerdo a las resoluciones de Naciones Unidas. En este sentido, también puede leerse como un gradual aislamiento del Reino Unido en lo que respecta al apoyo de Europa a su política colonial.

Sin embargo, también hay que reconocer que esta resolución final tiene parte de su razón de ser en el arduo trabajo realizado por el gobierno argentino en cada foro y reunión de la UE, con el objetivo de que el archipiélago sea reconocido como un territorio en disputa, y en consecuencia, sea excluido del acuerdo.

En definitiva, con este respaldo podemos afirmar que se cierra un año que, en términos generales, ha sido bastante positivo y prometedor en cuanto a la política exterior hacia Malvinas y el fortalecimiento de nuestro reclamo de soberanía.

Recordemos que desde el momento de su asunción, el gobierno de Alberto Fernández mostró compromiso y voluntad política para volver a colocar a la Cuestión Malvinas en lo más alto de la agenda exterior del país y convertir la causa en una verdadera política de Estado.

Así, en sintonía con ese compromiso y esa voluntad, el gobierno no tardó en enviar al Congreso tres proyectos de ley que ya fueron aprobados y actualmente se encuentran en ejecución: la creación de un Consejo Nacional de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y espacios marítimos correspondientes; la demarcación del límite exterior de nuestra plataforma continental más allá de las 200 millas; y el impulso de un nuevo Régimen Federal de Pesca que actualice las multas en contra de la pesca ilegal.

Pero además de todo ello, se llevó adelante una intensa actividad diplomática en diversos y numerosos organismos regionales e internacionales, con el objetivo de robustecer nuestro reclamo y obtener el apoyo de las principales naciones del mundo en la difícil tarea de exigir al Reino Unido que se siente a negociar en base a lo estipulado por la Resolución 2065 de Naciones Unidas.

En suma, lo que evidencia la exclusión del archipiélago del acuerdo comercial post Brexit alcanzado entre el Reino Unido y la Unión Europea, es que la recuperación de nuestros derechos soberanos sobre las Islas, no sólo depende de proyectos o decisiones que por iniciativa propia pueda impulsar o tomar el gobierno nacional, sino también de su inteligencia y astucia para saber aprovechar las oportunidades que el contexto internacional le presenta en orden de satisfacer los intereses nacionales.

Claro está que con una política comercial independiente, el gobierno británico podría en un futuro volver a concretar un nuevo acuerdo comercial - con la UE u otros bloques y países - que beneficie a los exportadores isleños. Sin embargo, eso no anula la importancia y el valor que tiene para nuestro país que en el acuerdo recientemente alcanzado se haya excluido a las Islas Malvinas. Aún falta mucho, pero no hay dudas que este es el camino.








Institucional

Conocé nuestra empresa en toda su extensión.

Ingresar

FM CONTACTO
Profesionales

Accedé a la Guía de Profesionales de San Francisco.

Ingresar