Locales | Deportivas 23/06/2019  12:22 hs.

Renunció a su trabajo para ser utilero de San Isidro, la historia de Franco Amín

 

Franco Amín se convirtió el primero de febrero de 2018 en el utilero que tiene el club. Desde ese entonces acompaña al plantel profesional a todos lados.


Sobre su llegada a San Isidro Amín expresó: “Llegue en el 2015, por pedido de mi hija Ana Paula que quería empezar a jugar al básquet, ahí entre a la comisión de las linces (básquet femenino) después de tres años de colaborar y pasarme cuatro horas diarias en el club, el actual presidente Carlos Berardo y el jefe de equipo Marcos Basso, me hablaron para proponerme ser el utilero del equipo profesional, ya que quien ocupaba ese cargo renunciaba por motivos personales”.

Y agregó: “Dos días después, les respondí que aceptaba el puesto, deje un trabajo donde tenía 23 años de antigüedad y a los pocos días, empecé a trabajar en el club”.

Franco recordó sus primeros días y comentó que en el club, todos los empleados se dan una mano con todo pero al principio fueron tiempos difíciles, porque pasó de ser mecánico a utilero de un día para el otro, pero los que realmente lo ayudaron en sus tareas, fueron el cuerpo técnico anterior y los jugadores.

A la hora de hablar de las responsabilidades que tiene su puesto de trabajo explicó: “Mi función es tratar de que los jugadores lleguen a jugar o entrenar y tengan toda su ropa de limpia y acomodada en sus lugares, que tengan el agua para hidratarse y que el parquet este limpio”.

“También tengo que mantener botiquín en orden, para después de los partidos tengo que tener el hielo listo para los jugadores aunque no parece, hay muchas responsabilidad detrás del puesto”, añadió Amín.

Franco pasa mucho tiempo con el plantel profesional y el cuerpo técnico, respecto a la relación que tienen dijo que el trato con los jugadores es excelente, cuando hay algo que no les gusta los capitanes lo hablan con él y se resuelve de inmediatamente. Y señaló: “Además de ser grande profesionales, son todos y sin excepción muy buenas personas”.

Por otra parte, Amín afirmó: “En el vestuario son todos muy graciosos pero Ludueña, Hans, Sciutto, Haag y Rodríguez Suppi son los que más bromas hacen. James también es muy gracioso, además ya aprendió muchas palabras en castellano”.

Por último, como parte de la delegación de San Isidro, Amín le dejo un claro mensaje a todos los espectadores. “El cuarto juego será un partido duro, somos los dos campeones y no es casualidad, pero tengo una fe ciega en el plantel y el cuerpo técnico, tengan por seguro que estos muchachos, van a dejar todo en la cancha, no se van a guardar nada como en toda la temporada”.

Imagen: Franco Amín (es el del medio), está acompañado por los jugadores Rodrigo Sánchez y Federico Zezular.