Locales | Educacionales 15/01/2022  08:00 hs.

De UTN San Francisco a desarrollar radares para uso civil y militar

 

Desde hace poco más de un año, Emmanuel Dovis, ingeniero electrónico graduado de UTN San Francisco, trabaja en INVAP, una empresa que desde hace más de cuatro décadas desarrolla proyectos tecnológicos de avanzada en diferentes campos de la industria nuclear, espacial, de defensa, de comunicaciones, energía, de seguridad y medicina nuclear.


Con sede en San Carlos de Bariloche, dicha firma es considerada la empresa tecnológica más prestigiosa en América Latina. Fue creada en 1976 mediante un convenio entre el Gobierno de la provincia de Río Negro y la Comisión Nacional de Energía Atómica de Argentina, naciendo como un proyecto de egresados del Instituto Balseiro.

Dentro de la empresa, Dovis, que trabajó también como docente e investigador hasta noviembre pasado, se desempeña como ingeniero de diseño y análisis de RF (radiofrecuencia) en proyectos de defensa. Respecto a sus tareas, trabaja en el desarrollo de la tercera generación de radares primarios para uso civil y militar. También participó en el desarrollo del nuevo satélite de comunicaciones de Argentina: ARSAT SG1.

Su llegada a INVAP

El profesional, oriundo de San Francisco pero que vive en Bariloche desde julio pasado, explicó cómo fueron sus comienzos en la empresa de Río Negro: “Empecé a trabajar en INVAP el año pasado, cuando estaban haciendo una búsqueda de ingenieros electrónicos para proyectos nuevos”.

En esa línea, Dovis explicó que INVAP se divide en cuatro grandes áreas: el área Nuclear, que es la encargada de desarrollar grandes proyectos nucleares alrededor de todo el mundo; el área Espacial, que piensa al Espacio como un recurso estratégico universal para el bienestar de la humanidad y por lo tanto desarrolla tecnología espacial; el área Defensa, seguridad y ambiente, que realiza desarrollos para gobiernos y actores privados para aportar tecnologías innovadoras en dichos ámbitos; y el área Sistemas Médicos, que acerca tecnologías nucleares para sumar posibilidades de estudios de diagnóstico y tratamientos contra el cáncer, con un alto nivel de precisión y eficacia.

Dentro del área de Defensa, seguridad y ambiente, Dovis se encuentra dentro del RPA200 (Radar Primario Argentino 200). “Es la tercera generación de radares primarios que hace INVAP. Un radar primario es un radar para detectar, básicamente, aviones que no quieren ser identificados. Se utilizan tanto en guerra para detectar al enemigo como para el control de fronteras. Algunos de los que estamos haciendo nosotros los compró la Fuerza Aérea para hacer monitoreo de fronteras. A su vez, el mismo radar, pero con la configuración en modo civil, se ha convertido en el primer proyecto de exportación del área, para llevar a cabo control de tráfico aéreo. Un mismo radar con dos aplicaciones diferentes”, detalló el profesional.

Dovis agregó que se llama primario porque también existe un secundario. Y detalló: “El radar secundario es el que se ve girando constantemente arriba, o cerca, de las torres de control en los aeropuertos. Esos radares funcionan de otra manera: transmiten constantemente una palabra de interrogación, una especie de baliza, y cuando cualquier avión recibe esa interrogación le responde al radar diciéndole qué avión es, su altura, su rumbo y demás”.

Por el contrario, explicó: “En caso de guerra o en caso de que no quiera ser identificado, el avión apaga ese sistema automático de respuesta, entonces la única forma que hay de controlar el espacio aéreo es usando un radar primario. El mismo emite un pulso de una señal de radiofrecuencia, es decir, el mismo tipo de señales que usan para comunicarse los celulares, solo que en otra frecuencia y en otra potencia. Esa señal se propaga, llega hasta el avión, choca, rebota en su superficie y vuelve, como una señal muy débil, hasta la antena del radar. Entonces, el operador del radar puede ver en su pantalla dónde está el avión, a qué velocidad va, cuál es su dirección y cuál es su altura”, detalló.

¿Cómo es el trabajo en INVAP?

“INVAP desarrolló dos versiones de radares primarios. Actualmente estamos trabajando en la tercera. Cuando entré a INVAP, me asignaron para trabajar dentro de un subsistema. Cualquiera de estos proyectos que hace INVAP son proyectos muy complejos y hacen falta muchas personas y grupos muy grandes de ingenieros, de técnicos, de administrativos, de contadores, personal de toda índole para poder llevarlos a cabo. Al sistema, que vendría a ser lo que se va a fabricar, en este caso el radar, se lo subdivide en subsistemas. Cada subsistema es un mundo. Yo estoy encargado del subsistema TRM (módulo de transmisión y recepción), que es literalmente una caja, meramente electrónica, que está directamente conectada a la antena del radar, por un lado, y conectado al resto del radar, por el otro. Entonces lo que hace mi caja, mi subsistema, es recibir desde el sistema de control del radar la señal que se tiene que enviar, que tiene que propagarse e impactar en el avión. Tiene que amplificarla, la pone en el aire a través de la antena, la onda se propaga, pega en el blanco y vuelve. Y cuando vuelve, como es muy débil, mi sistema la vuelve a capturar, la amplifica de nuevo y se la pasa al resto del radar para que la procese y la muestre en una pantalla. Básicamente es electrónica de RF, es decir, de radiofrecuencia. Estoy junto con otros compañeros trabajando en este subsistema y estamos ya prácticamente listos para presentar el prototipo durante el 2022. Esto es lo que me está ocupando el 100% del trabajo”.









Institucional

Conocé nuestra empresa en toda su extensión.

Ingresar

FM CONTACTO
Profesionales

Accedé a la Guía de Profesionales de San Francisco.

Ingresar