San Francisco, Córdoba
22 abril, 2024
Radiocanal

El ojo del arte: el Teatro Colón, un clásico al alcance de todos

El monumental edificio de ciento quince años es una de las mejores salas de ópera del mundo. Patrimonio arquitectónico indiscutido, es uno de los principales atractivos culturales y turísticos de la ciudad de Buenos Aires.
Lunes 30 de enero 2023 | 11:15 Hs.
El ojo del arte: el Teatro Colón, un clásico al alcance de todos
Para cuando el Teatro Colón abrió sus puertas al público, el 25 de mayo de 1908, con la presentación de la ópera Aída, de Giuseppe Verdi, el velo sombrío de una maldición presagiaba un futuro oscuro.

El arquitecto italiano Francesco Tamburini, que diseñó el proyecto, murió antes del inicio de las obras. Y su compatriota Víctor Meano, quien se hizo cargo del proyecto, fue asesinado antes de la inauguración. Pero todo lo malo que podía pasar terminó aquella noche. Porque en sus más de cien años de vida.

El Teatro Colón ganó fama a nivel mundial, y se ubicó a la altura de otras grandes salas líricas como la Scala de Milán, el Metropolitan Opera House de Nueva York, la Royal Opera House de Londres y la Ópera de París.

El Colón tiene una historia anterior en otra ubicación: antes estuvo emplazado al norte de la Casa Rosada, frente a la Plaza de Mayo, en la esquina sudoeste de la manzana comprendida entre Rivadavia, Reconquista, Bartolomé Mitre y 25 de Mayo, donde hoy está la sede del Banco Nación.

En ese lugar funcionó con prestigio durante casi tres décadas hasta que el 16 de julio de 1887, el Congreso sancionó la ley con la cual se autorizaba a la Municipalidad de Buenos Aires, a cargo del intendente Carlos Torcuato Diego de Alvear, a venderlo a la entidad bancaria. Con el dinero de la operación se iba a financiar la construcción de un nuevo teatro.

El viejo edificio fue demolido en 1888 y ese mismo año comenzó la obra que había ideado Tamburini, que demandó veinte años y la concluyó el belga Jules Dormal. El estilo es un claro exponente del eclecticismo academicista: respeta fielmente componentes de origen italiano y francés, como la Ópera de París.

Con capacidad para unas 2500 personas, la sala en herradura del Colón genera una distribución angelada del sonido y los tres pisos de palcos, diseñados con materiales blandos como telas, maderas y alfombras, logran una óptima absorción, mientras que en los pisos superiores se utilizaron materiales duros -mármol y bronce- para mejorar la reflexión de las ondas.
© 2024 Radiocanal - Todos los derechos reservados