Nacionales | Sociales 11/06/2021  15:30 hs.

En una semana, perdió a tres hermanos por el Covid: "Yo no creía, hasta que te toca"

 

La familia Solís, de Santa Rosa de Lima, fue arrasada por el coronavirus: en una semana fallecieron tres integrantes en la ciudad de Santa Fe.


La pandemia ha traído consecuencias negativas en distintos ámbitos de la vida. A la mayoría de ellos es posible recomponerlos, pero no así uno de ellos: la pérdida de un afecto. Y si el fallecimiento de un ser querido es un trago difícil de digerir, esto se multiplica cuando las muertes son en cadena, tal como le ocurrió a una familia de Santa Rosa de Lima, que en un mes y medio perdió a cuatro integrantes.

Elena Solís es hermana de las cuatro personas fallecidas y escribió las sensaciones. “Nos tocó un mes y medio muy triste. Despedimos una hermana en Mendoza que falleció por Covid y en una semana perdimos acá tres hermanos en Santa Fe: dos en el Cullen y uno en un sanatorio privado ”.

Noelia, hija de Elena, enfatizó en el dolor de los que quedaron. “Uno dice cuatro tíos, pero son tres madres y un padre. Hijos que se quedan sin su mamá. Ver destruidos a sus primos es algo que o tiene comparación. Realmente arrasó nuestra familia. Es algo que no tiene explicación lo que nos pasó. Sin explicación. Nos destruyó. Mis primos quedaron destruidos ”.

Además, Elena recordó la semana en que fallecieron los tres hermanos que residían en la ciudad. “Gladis ingresó en el Cullen por una operación, era paciente oncológico. La primera semana la transcurrió medianamente bien. Pero después tenía cuadros de fiebre, volvió al hospital. La aislaron y desde ese día del aislamiento, no la pudimos ver nunca más. Ella fallece, ya había ingresado Sara que se había contagiado y no sabemos cómo. No tiene un por qué, no hay motivo para contagiar: respirás en cualquier lado y te contagiás. Falleció Gladis, Sara no se enteró. Falleció Sara, Luis no se enteró. Se fueron mis hermanos de Santa Fe sin saber que el otro se había ido”.

En este sentido, Noelia describió cómo vivieron durante esas jornadas. “Es algo tremendo. Es vivir esos días con el corazón en la boca porque estás esperando que te llamen. Es inexplicable, pasás tus días sin saber nada, es como que sigue todo igual, pero con el corazón en la garganta, esperando que te llamen”.

Las muertes representaron un dolor inmenso en Elena, que contó que no logró despedir ni siquiera a los que residían en la ciudad de Santa Fe. Además, describió que en la primera ola ninguno de ellos había dado positivo de coronavirus pero que “esta segunda ola arrasó”.

En este sentido, explicó que tuvieron “una vida en Santa Rosa”. Y puntualizó en lo que significaron para ella. “Fueron los hermanos que me criaron. Yo perdí mi mamá cuando tenía 13 años. Son los que siempre estuvieron. Se fueron personas muy buenas”.

Por más que uno sepa que a todos nos va a pasar… pero cuatro así de golpe, es como un nudo en la garganta, no sabés para dónde disparar. Te quedás en la nada. Ver a mis primos destruidos es algo que no sabés cómo llevarlo. Es tan duro. Yo gracias a Dios todavía tengo a mi mamá, le digo que se cuide. Es vivir al filo, vivir pensando si llevo el virus a mi casa, si mis hijos se contagian, si fallecen: uno piensa siempre de la peor manera. No nos tocó que nuestros familiares se salven. No estamos en posición de pensar que, si uno se contagia, va a salir todo bien”, agregó Noelia.

Finalmente, Elena dejó un mensaje para la sociedad. “Es difícil después de ver todas las cosas que vimos en estos días con los festejos de Colón, el velorio de Maradona. La gente no está consciente: yo no creía, hasta que te toca. Yo me fui a vacunar. Y pensé: me vacuno por mis hijos, por mis hermanos porque a ellos no les tocó, no llegaron. Es una cosa difícil, la gente lo tiene que entender. Tiene que aprender a cuidarse, a los hijos, a nietos y padres”.










Institucional

Conocé nuestra empresa en toda su extensión.

Ingresar

FM CONTACTO
Profesionales

Accedé a la Guía de Profesionales de San Francisco.

Ingresar